Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Cómo saber si tengo Depresión

La Depresión es una afectación de nuestra salud emocional y mental muy común y que consiste en una constante  tristeza, la pérdida de interés o placer por hacer las cosas que nos gustan, sentimiento de culpa o autoreproches constantes,  problemas de autoestima, trastornos del sueño (insomnio o dormir mucho), cambios en el apetito, cansancio recurrente y problemas para concentrarse.

La depresión varía entre leve, crónica o grave y puede  dificultar mucho el desempeñar tu trabajo o los trabajos de la escuela, así mismo daña gravemente la capacidad para afrontar la vida diaria. En su forma más grave, puede conducir al suicidio. Si es leve, se puede tratar sin necesidad de medicamentos, pero cuando tiene carácter moderado o grave se pueden necesitar medicamentos y psicoterapia profesional.

Tipos de Depresión

La depresión en los menores (niños) es distinta a la manifestada por adolescentes y adultos y se le llama el trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo, que se refiere a la presentación de irritabilidad persistente y episodios frecuentes de descontrol conductual extremo en los niños de hasta 12 años de edad. 

La depresión mayor implica una profunda tristeza, decaimiento, falta de sentido de la vida, pérdida de interés en lo que antes se disfrutaba, alteración del sueño, cambios de peso e ideación suicida (en ocasiones una marcada irritabilidad). Es probable que quienes la padecen, nieguen tenerla, pero es fácilmente reconocida por otros y en ocasiones la única queja de quien la padece son los malestares corporales y la falta de energía. Los síntomas se presentan casi todo el día por al menos dos semanas y puede ser altamente incapacitante y peligrosa pues puede terminar en suicidio.

La distimia o trastorno depresivo persistente es un tipo de estado de ánimo decaído, triste y cansado que se presenta casi todos los días durante al menos dos años.  Puede encontrarse en conjunto con síntomas de ansiedad, profunda melancolía, con episodios de depresión mayor y que afectan de forma contundente la vida, la capacidad de disfrute y afrontamiento a los sucesos vitales y que puede haber iniciado en la juventud y no remitir, es decir es una depresión crónica y que no tiene mejoría espontanea.

Algunas enfermedades físicas como el hipotiroidismo u otras pueden producir síntomas depresivos. Así mismo el consumo de sustancias puede originar los referidos síntomas.

Psicólogo - Time

Síntomas de la Depresión

De acuerdo con su duración e intensidad la depresión se diagnostica a partir de diversos criterios. La información proporcionada es únicamente de carácter informativo y no pretende sustituir un diagnóstico llevado a cabo por un profesional de la salud mental quien tendrá en cuenta los criterios particulares y los factores de exclusión y comorbilidad  de cada caso. El cumplir con alguno o la totalidad de los criterios no necesariamente implica  padecer depresión, pero si puede indicar la necesidad de ir a consulta psicológica.

  1. Episodios de enojo graves y constantes, principalmente se manifiestan verbalmente y estos son desproporcionados a una situación. (berrinches graves y recurrentes)
  2. Estos no concuerdan con la edad ni con el desarrollo (ya está grande para berrinches)
  3. Esto ocurre por lo menos 3 o más veces a la semana.
  4. El estado de ánimo constante es de irritación o se enoja con facilidad
  5. Los Criterios anteriores han estado presentes durante 12 o más meses y en distintos lugares (casa, escuela, amigos etc)
  6. En todo este tiempo, el individuo no ha tenido un período que durara tres o más meses consecutivos sin todos los síntomas

A. Cinco (o más) de los síntomas siguientes han estado presentes durante el mismo período de dos semanas y representan un cambio del funcionamiento previo; al menos uno de los síntomas es (1) estado de ánimo decaído o (2) pérdida de interés o de placer.
Nota: No incluir síntomas que se pueden atribuir claramente a otra afección médica.

Estado de ánimo decaído la mayor parte del día, casi todos los días, (sentirse triste, vacío sin propósito ni esperanza)

2. Disminución importante del interés o el placer por casi todo.

3. Pérdida importante de peso sin hacer dieta o aumento de peso.

4. Insomnio o sueño excesivo casi todos los días.

5. Agitación o lentitud al moverse casi todos los días (observable por parte de otros, no simplemente la sensación ).

6. Fatiga o pérdida de energía casi todos los días.

7. Sentimiento de inutilidad o culpabilidad excesiva o inapropiada.

8. Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o para tomar decisiones, casi todos los días.
9. Pensamientos de muerte recurrentes (no sólo miedo a morir), ideas suicidas recurrentes sin un plan determinado, intento de suicidio o un plan específico para llevarlo a cabo.

B. Los síntomas causan mucho malestar e dañan la vida social, laboral y otras.

C. El episodio no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia o de otra afección médica.

A. Estado de ánimo deprimido durante la mayor parte del día, presente más días que los que está ausente, durante un mínimo de dos años.
B. Presencia, durante la depresión, de dos (o más) de los síntomas siguientes:
1. Poco apetito o sobrealimentación.
2. Insomnio o hipersomnia.
3. Poca energía o fatiga.
4. Baja autoestima.
5. Falta de concentración o dificultad para tomar decisiones.
6. Sentimientos de desesperanza

C. Los síntomas no se pueden atribuir a los efectos de una droga, medicamento o enfermedad (como hipotiroidismo)

D. Los síntomas causan mucho malestar y deterioro en lo social, laboral u otras áreas.

Contenido de la pestaña

¿Cómo superar la depresión?

  • Aprende todo lo que puedas acerca de la depresión. Identifica de dónde viene, qué es lo que la causa, intenta comprender cuáles son los motivos por los que ha aparecido en tu vida. 
  • Auto-ayuda: Para las depresiones leves o moderadas podemos encontrar alivio en el ejercicio, libros de motivación y autoayuda, mejorando la alimentación o expresarnos y conversar con seres queridos
  • Visita a un terapeuta: El camino de la psicoterapia no dará resultados inmediatos, pero sin duda encontrar a alguien que entienda por lo que estás pasando, que comprenda la situación, no te juzgue, sea empático y, con quien puedas hablar es lo mejor que puedes hacer. Sólo así encontrarás respuestas y comenzarás a vivir una vida más plena.
  • Asegúrate de que es depresión y no otra cosa. Este punto es especialmente importante, sobre todo si no has visto a un profesional de la salud mental, y sólo sospechas que tienes depresión. Recuerda que, pueden haber otro tipo de condiciones que estén causando tus síntomas.
  • Busca apoyo en tu familia o amigos. Esto es muy importante, ya que los lazos que compartimos con otras personas, la conexión, nos ayuda a sanar la depresión. De hecho,  el crear una conexión con un grupo de personas, el sentirte identificado con ese grupo, hace que, cuando te sanes, tengas un 66% menos de posibilidades de volver a tenerla. 
  • No lo veas como una parte de ti. No lo veas como si fuera parte de tu identidad, sino como verías a cualquier otra condición (enfermedad). Es simplemente algo que debe ser tratado, curado y de lo cuál llegarás a sanarte, con el tratamiento apropiado.

Consejos Breves para quien sufre Depresión

  • La depresión no es debilidad, no significa que seas un inútil, un bueno para nada, ni que estas fingiendo o no le estes echando suficientes ganas.
  • La depresión es un monstruo que le encanta volverte a “tragar”. Así que no te preocupes si eso te sucede. De hecho en la recuperación es muy común que existan altibajos.
  • Habrá días en los que no podrás levantarte de la cama. Eso es común, especialmente si tu depresión es fuerte (depresión mayor). Pero tienes que intentar hacerlo porque si no ella seguirá más y más presente en tu vida.
  • Estar activo es importante. Comienza con unos cuantos minutos de caminata, y aunque te tome mucho tiempo el vestirte y salir de tu casa, si puedes comenzar dándote una vuelta a la manzana, ya es un buen comienzo.
  • Necesitas terapia, no cualquier tipo de terapia, ni con cualquier psicólogo, sino con alguien con quien te sientas cómodo, con quien puedas hablar, comunicarte. Alguien que te pueda acompañar en este proceso.
  • Sí es necesario y prescrito por un profesional los antidepresivos pueden ser de gran ayuda para salir del bache, sin embargo no son una solución definitiva. Esto toma tiempo, requiere paciencia y apoyo psicológico.
  • Apóyate en tus seres queridos. Ya sean familiares o amigos. Es importante que tengas personas a tu alrededor que te puedan ayudar y apoyar para que logres salir adelante. Sobre todo personas que comprendan tu condición y no te juzguen por ella.
  • Por último, recuerda que no estás solo. Muchas personas sufren depresión alrededor del mundo. Es más común de lo que creemos, consecuencia de muchas cosas, incluido el vivir en un mundo caótico o el no poder (o creer que no puedes) hacer aquello que quieres hacer.
Abrir chat
1
¡Hola! :)
¿En qué te podemos ayudar?