El día de las madres es una ocasión muy especial para la mayoría de las personas, pero ¿Te has preguntado por qué las madres ocupan un lugar tan importante en la vida de las personas? ¿Por qué para los niños pareciera ser que su madre es todo su mundo? ¿Qué papel tiene la madre en el desarrollo físico y emocional de los individuos?

En primer momento es necesario pensar que nacemos totalmente desvalidos y vulnerables ante todo tipo de situaciones. Un individuo requiere de alguien más que le dé asistencia incluso desde antes del nacimiento: una madre que durante su embarazo tenga cuidados especiales en el mejor de los casos, con respecto a alimentación, consultas médicas, etc. Pero no sólo requiere de atención médica sino también de una especie de atención emocional, por ejemplo, una madre que espere amorosamente al bebé, que piense en un nombre para él o ella y que prepare un espacio dentro de su vida para cuando suceda su llegada; una madre que incluso antes de conocer al pequeñito lo tenga presente en sus pensamientos y emociones.

Después, dentro de un gran cúmulo de circunstancias de vida, el bebé anuncia su llegada. El niño nace y requerirá que los cuidados continúen pues es incapaz de desarrollarse solo. 

embarazo

En este  primer momento de fragilidad es cuando la madre, o algún cuidador del niño que haga sus veces, toma el papel principal. Lo alimenta, lo cubre, lo asea, cuida de él incluso por las noches asegurándose de que siga respirando, lo carga, lo mece y tranquiliza sus llantos.

Así, madre (o cuidador) y bebé se unen de una manera especial, parecieran uno mismo. ¿Has visto como las madres poseen un conocimiento acerca de su bebé que nadie más entiende? Se puede decir que en este momento de vida, ambos son lo más importante en la vida del otro, porque para la madre en muchos casos, su bebé le constituye lo más amado y preciado, le causa un gran orgullo y le dá una sensación de completud. Y para el bebé constituye la benefactora que satisface por completo sus necesidades biológicas, pero también le otorga sensaciones muy agradables, pues dentro de sus cuidados hay casi siempre algo amoroso. El bebé puede percibir esto en el calor, caricias y besos que le otorga su mamá. Incluso su voz le calma, aunque en un inicio no comprende las palabras. Basta que la madre se haga presente hablándole para que el niño poco a poco preste atención al mundo que le rodea buscando su presencia. Gracias a esta búsqueda comenzará a interactuar con el  mundo de afuera.

lactancia

Y es que, después de todo, tratemos de imaginar qué es lo que siente un bebé que acaba de llegar al mundo. Tal vez es un bebé que no entiende nada de lo que sucede. No entiende los ruidos extraños, tampoco entiende por qué le duele la panza, por qué siente frío y por qué siente hambre. Ni siquiera sabe que ese dolor tal vez se llame hambre y que se apacigua comiendo. Tampoco sabe que esa sensación desagradable en su cuerpo se llama frío y que puede detenerse si se le coloca una mantita. Más aún, si se encuentra enfermo, no lo sabe y tampoco sabe cómo parar aquello que le molesta. Por esta razón, la madre es tan importante pues cuando aparece, lo malo que siente el niño disminuye.

espejo 3

Pero la madre también le habla a su bebé, le dice ante algún llanto por ejemplo “tienes mucha hambre, ya es hora de darte de comer”… y es así que el pequeñito comienza paulatinamente a aprender que tal cosa se llama hambre y se le va a quitar cuando su mamá le alimente, etc.

Gracias a ella también aprenderá cosas acerca de su propio cuerpo. Aprenderá como se llama cada parte de él y cuando va creciendo es capaz de manejarse mejor: se deja de arañar la carita, deja de mover bracitos y piernas incontroladamente, fija la mirada, sonríe, da los brazos para ser cargado y busca ya no sólo ser satisfecho en sus necesidades básicas, sino que comienza a buscar esa cosa placentera que le da su madre en el amor hacia ella y hacia otras personas, es decir, que gracias a mamá el niño puede desarrollar sus emociones. En momentos posteriores de su desarrollo también aprenderá a decir “mamá” “papá” “tengo hambre” “tengo frío” reemplazando el llanto y constituyendo el pensamiento gracias al cual podemos llevar a cabo nuestras actividades diarias.

Ya cuando el niño es un poco mayor, se separa paulatinamente de su mamá, pues él tiene que entrar al kínder y ella por su parte, tiene otras obligaciones por cumplir. Comenzará para él el desarrollo de la infancia, en donde irá a la escuela, hará amiguitos y desarrollará nuevas capacidades y habilidades, teniendo la posibilidad de seguir desarrollándose hasta el fin de su vida. Pero el rastro de esos primeros cuidados y del amor materno perdurará aunque la madre ya no esté presente, formando así parte de la mente del individuo.

madre joven

En conclusión, entre otras cosas, la madre constituye un importantísimo papel para tener contacto con el mundo exterior, entender a nuestro cuerpo y nombrarlo, tener la capacidad de satisfacer nuestras necesidades y calmarnos a nosotros

manos

mismos, tener la capacidad de sentir diferentes emociones hacia diferentes personas y circunstancias de la vida y desarrollar el pensamiento que nos lleva a desarrollarnos en diferentes aspectos de la vida. ¡Ya podemos entender porque para tantas personas, la madre es tan importante y les brinda la sensación de cariño y seguridad aún en la adultez! En la mente siempre vive la imagen de nuestra madre, quien nos formó para ser lo que somos.

Abrir chat
1
¡Hola! :)
¿En qué te podemos ayudar?