Freud da cuenta de tres fuentes del sufrimiento para el ser humano: su organismo y la fragilidad inherente a un cuerpo de carne y sangre, los vínculos con otras personas, el afecto que de ellos se obtiene, y las fuerzas de la naturaleza,  en ocasiones percibidas sin sentido, despiadadas, siendo vectores de sí mismas. En estos momentos de crisis, este particular momento que se vive actualmente nos hace encontrarnos frente a frente con sufrimientos que anteriormente no habíamos experimentado de la misma manera ni en la misma magnitud, acaso incluso nos hace experimentar las tres fuentes de sufrimiento expresadas por Freud a la vez en diferentes niveles.

vulnerable2

Estos momentos de distanciamiento nos da quizá el tiempo necesario para hacernos consientes de nuestra propia naturaleza y su fragilidad, de cómo hemos sido golpeados nuevamente directamente a nuestro narcicismo como género humano. Hace tiempo fuimos mermados en este mismo aspecto, dejamos de ser el centro del universo y nos volvimos una mota de polvo a la deriva en un mar obscuro, dejamos de ser el baluarte de la creación y pasamos a ser nada mas que una suerte de casualidades evolutivas, dejamos de creer que somos absolutos gobernadores de nosotros mismos y dimos cuenta que hay algo velado a nuestra conciencia que nos motiva en acciones y pensamientos, ahora somos blanco de un golpe mas asestado esta vez por la naturaleza, la cual nos detiene de golpe y nos da de cara que no somos mas que seres frágiles y mortales, que no importa que tan desarrollada sea nuestra ciencia, que tan grandes sean nuestras armas, un insignificante elemento natural, ni siquiera vivo, es un rival mortal para la especie.

Este mismo fenómeno que nos muestra nuestra fragilidad, nos ha hecho ser victimas de las otras fuentes de sufrimiento. Nos ha obligado a cuidar de nuestra salud, a cuidar de nuestro cuerpo, ser consientes de su fragilidad, de nuestra fragilidad, de que nuestros cuerpos son perenes, que son frágiles y mortales, y que aun con todas los avances médicos seguimos siendo mortales.

Depresión-Ahogo

No hemos logrado evadir este destino, acaso esquivarlo hasta que el cuerpo cede por si mismo, pero siempre se encuentra el acecho de la muerte tras el hombro de cada ser vivo y el ser humano no es la excepción. Acaso lo único excepcional de si mismo es que es consiente de su propia mortalidad y saber que tenemos fecha de vencimiento sin que esta sea exacta pero que hoy en día sea tan evidente no puede dejar de ser tomado en cuenta como causa de nuestro sufrimiento actual.

Sea la razón que sea, pues acaso la naturaleza solo es eso, naturaleza, y encontrarle sentido no tenga sentido en si, sus fuerzas sobrepasan por mucho incluso la imaginación del ser humano, la naturaleza acaso no es bella, no es maravillosa, no es cruel, no es salvaje, no es nada de los adjetivos que podamos tratar de asignarle, solo es lo que es, naturaleza, y en nuestro intento de comprenderla solo encontramos patrones, acaso unos hilos que pensamos que son parte de un tejido pero bien pueden ser de una maraña sin sentido.

marca 2

En estos momentos no encontramos ante sus capacidades, ante sus fuerzas, aunque sea una fuerza pequeña, pero no hay enemigo pequeño y saber que es parte de la naturaleza nos hace reflexionar sobre lo indefensos que somos ante ella, que no nos pertenece, que no la dominamos, que somos parte de ella y por lo mismo somos sus víctimas.

La naturaleza nos muestra hoy en día nuestra fragilidad, y como esconderse o protegerse de algo que nos rodea, cómo pelear con un enemigo que no vemos, cómo pelear con un enemigo que no esta vivo pero que si puede matarnos, todas estas preguntas también deben ser tomadas en cuenta sobre aquello que nos causa nuestro actual sufrimiento. Una vez mas la naturaleza y sus fuerzas nos han hecho sufrir.

 

Finalmente las medidas que hemos tomado para intentar hacer frente a esta situación nos han hecho separarnos de gran parte de nuestros seres queridos, hemos tenido que olvidar aquella cercanía con la que podíamos convivir y encontrar nuevas formas, hemos dejado el contacto cuerpo con cuerpo pues incluso eso puede representar un peligro para quienes lo efectúen. Nuestra forma de expresarnos cariño no sólo se basa en la comunicación verbal, si no en el contacto físico, mismo que hemos dejado de lado y nos ha hecho pensar respecto a como demostrar nuestro afecto sin ese contacto.

Vivir toda una vida en la que es común asociar las expresiones de afecto con el contacto físico quizá nos halla guiado a preguntarnos en este momento, si logramos emitir el mensaje como queremos, transmitir el afecto de tal manera que la otra persona perciba lo que queremos hacerle sentir, e incluso esta pregunta nos hace pensar respecto a nuestra posición, si estamos recibiendo el afecto que necesitamos de nuestros seres queridos o acaso esta situación, este distanciamiento han propiciado que esto quede muy por debajo de nuestras necesidades personales.

video
incubadora

Cada persona está viviendo, acostumbrando y adaptándose de manera diferente a esta nueva forma de vida y a la incertidumbre de en qué momento terminará, y aun cuando termine, qué encontraremos allá afuera, si será seguro; toda esta incertidumbre no puede ser ignorada como parte de aquello que ahora nos angustia.

Abrir chat
1
¡Hola! :)
¿En qué te podemos ayudar?